Diferenciación y caracter

Vinos con personalidad propia.

Lo que nos hace diferentes.

Son vinos con personalidad propia que ofrecen nuevas sensaciones, pero que a su vez son honestos con la realidad de entorno agroclimático y cultural de donde han nacido.
Su carácter de vinos de guarda, vinos que bien conservados se harán mayores en la botella, ganando personalidad y finura, haciéndose más complejos e interesantes. Este es un gran valor añadido, que una botella nos sorprenda con elegantes sensaciones ganadas en la maduración a lo largo varios años, es sin duda uno de los encantos que debe de tener un vino de calidad.
El respeto al gusto del consumidor, en ocasiones los profesionales nos obcecamos en elaborar vinos destinados al gusto del profesional, sin tener en cuenta que los consumidores tienen gustos cercano pero no iguales, estos dos vinos juegan entre ambos gustos siendo bien valorados por los dos grupos.
Su adaptación a las armonías, al ser vinos con carácter pero a su vez elegantes permiten acompañar multitud de platos aportando sazón, complejidad, frescor, limpiando boca,… pero sin interferir más de lo necesario en la expresión del plato.
Su carácter exclusivo, con una producción de 5000 botellas de Renacido y 6000 de Maldito y una selección de los lugares de venta que ofrezcan garantía de buen trato en conservación y servicio es una máxima para mí.
Su presencia, la originalidad y elegancia de la presentación de la botella ensalza cualquier mesa o expositor, la primera impresión es el aspecto de la botella y es determinante.
El aura que los rodea, la historia, sentimiento y poesía que los rodea y enriquece, este
factor les aporta aún más personalidad, un vino siempre debería de contar una historia e
intentar emocionar excitando todos los sentidos y sentimientos del consumidor.

“We make wine with a thought of our customers, therefore the team …”

Douglas Adams

“Having never worked with a life coach before, I really did not know what to expect. Wow, was I surprised! I found out I could make it whatever I needed. Working with Philip has been great.”

Mark Jefferson